La Guerra del Pacífico: Los Héroes Olvidados, Los que Nunca Volverán 

 

 

 

 

Un hombre solo muere cuando se le olvida

*Biblioteca Virtual       *La Guerra en Fotos          *Museos       *Reliquias            *CONTACTO                              Por Mauricio Pelayo González

Campañas de la Guerra

Campaña Naval
Campañas Terrestres
Unidades Militares
Escuadras
Música Alegórica
Libros de la Guerra del Pacifico

 

Expedición a Ilo

Documentos de la Guerra

Causas de la Guerra
Tratados
Partes Oficiales
Documentos
Relatos de Guerra
Condolencias

 

 

Cuando a tu paso tropieces con una lápida, aparta la vista para que no leas: AQUÍ YACE UN VETERANO DEL 79. Murió de hambre por la ingratitud de sus compatriotas.

Juan 2º Meyerholz, Veterano del 79

 

 

     Condecoraciones

 

 

 

 

 

 

El Ejército chileno a fines de diciembre de 1879 decide enviar en expedición a una División con rumbo a Ilo y Pacocha con el fin de eliminar la resistencia peruana apostada en esa región y tratar de apoderarse de las armas y víveres del enemigo, ordenándoles también levantar planos de la región, que pudieran servir para un próximo ataque.

El Batallón elegido para esta tarea fue el Lautaro con una dotación de 500 hombres, a los cuales se les agrego 12 Granaderos a caballo, todos ellos mandados por el Teniente Coronel Arístides  Martínez.

El 31 de diciembre, las tropas desembarcaron cautelosamente a tierra. Al ser sorprendidos, la División chilena procedió a actuar rápidamente, posesionándose primero de la Maestranza del ferrocarril y de la oficina del telégrafos, misión que fue realizada por el ingeniero Federico Stuven, gracias a lo cual, Moquegua quedaba aislado de noticias de la costa, dejando así moverse a los hombres del Coronel Martínez sin problema.

El Jefe chileno decidió entonces lanzarse a explorar vía ferrocarril el poblado de Moquegua. Al llegar a la estación, ésta se encontraba llena de gente, quienes por el parecido de los uniformes pensaron que las tropas que llegaban eran peruanas. Al ser descubiertos, la población se lanzó en huída, incluyendo al Teniente Chocano, el que junto con sus hombres fue a ubicarse a la cuesta de Los Ángeles, dejando el lugar sin defensa.

La División chilena pasa la noche de año nuevo en los alrededores  Moquegua, alerta del peligro latente existente desde los cerros aledaños.

Al aclarar el día 1 de enero, la ciudad fue rendida por los extranjeros residentes, entrando los chilenos sin encontrar resistencia.

Cumplida la misión de reconocimiento, las tropas chilenas dejaron el lugar, embarcándose en el ferrocarril de vuelta a la costa. Durante el regreso, tuvieron muchos problemas, debido a que los soldados o ciudadanos peruanos sacaron los rieles de la vía en varias partes del camino con el fin de hacer caer el tren, objetivo que no se cumplió, por la previsión de Stuven al ir pendiente del camino y llevar rieles de repuesto.

La expedición llega a Ilo el día 2 de enero, embarcándose rumbo a Pisagua.

Se había cumplido con el fin de la expedición que era confirmar la factibilidad de desembarco para la futura campaña.


 

 

 

 

 

 

Los Mutilados

 

 

Monumentos


 

 

 

 

 

 


 

 

Viña Corral Victoria ;  Una Viña Patriota

 

 

 

 

 

© 2000 - 2017 La Guerra del Pacífico ; Los Héroes Olvidados www.laguerradelpacifico.cl

La primera y más completa web de la Contienda del 79

 

 

La pintura en la Guerra del Pacífico