La Guerra del Pacífico: Los Héroes Olvidados, Los que Nunca Volverán 

 

 

 

 

Un hombre solo muere cuando se le olvida

*Biblioteca Virtual       *La Guerra en Fotos          *Museos       *Reliquias            *CONTACTO                              Por Mauricio Pelayo González

Campañas de la Guerra

Campaña Naval
Campañas Terrestres
Unidades Militares
Escuadras
Música Alegórica
Libros de la Guerra del Pacifico

 

Expedición a Mollendo

Documentos de la Guerra

Causas de la Guerra
Tratados
Partes Oficiales
Documentos
Relatos de Guerra
Condolencias

 

 

Cuando a tu paso tropieces con una lápida, aparta la vista para que no leas: AQUÍ YACE UN VETERANO DEL 79. Murió de hambre por la ingratitud de sus compatriotas.

Juan 2º Meyerholz, Veterano del 79

 

 

     Condecoraciones

 

 

 

 

 

 

Esta expedición tenía solamente el fin de la destrucción.

Las tropas y la Escuadra chilena recibieron la orden de provocar el mayor daño posible al Perú, para así, según se creía, acelerar las gestiones de paz.

Se debía evitar a toda costa el contacto del puerto de Mollendo con la ciudad de Arequipa, lugar donde existía una guarnición importante de hombres, los cuales contaban con alrededor de 4.000 soldados bien armados. Para evitar toda organización, debían destruir el ferrocarril, evitando así el traslado de tropas.

Se envió con este fin una expedición al mando del coronel Barbosa compuesta por el regimiento 3º de Línea, los Navales, una brigada de Zapadores y 30 Cazadores a Caballo. Este contingente era demasiado para la pobre defensa del lugar, que constaba solo de dos fuertes sin siquiera un cañón, ya que estos ya habían sido trasladados a Arequipa, estando el lugar defendido solamente por 100 soldados.

Los primeros en desembarcar fueron los Navales al mando del mayor Baquedano, los cuales sin pelear tomaron la ciudad.

Por otra parte el resto de la expedición desembarco en Islay sin enemigos a la vista.

El 9 de marzo de 1880 entra el grueso de la expedición a Mollendo. El coronel Barbosa con 500 hombres partió en busca de los que debían defender el lugar rumbo a Mejía, dejando paso libre para que el 3º de Línea, se lanzara a saquear las casas y la aduana del lugar, provocando grandes desmanes, embriagándose con el licor robado.

Por otro lado Barbosa llegaba a Mejía destruyendo los carros del ferrocarril encontrados y extrayendo los rieles para evitar el paso del tren. Al encontrarse con los defensores del lugar en Ensenada, los trato de sorprender, logrando tomar a 20 de ellos prisioneros, para luego volver a  Mollendo.

Barbosa al enterarse de las conductas del 3º de Línea, decide embarcar la división, produciéndose una masiva deserción de mas de 80 soldados, los cuales siguieron en tierra quemando casas y saqueando lo que encontraran a su paso.


 

 

 

 

 

 

Los Mutilados

 

 

Monumentos


 

 

 

 

 

 


 

 

Viña Corral Victoria ;  Una Viña Patriota

 

 

 

 

 

© 2000 - 2017 La Guerra del Pacífico ; Los Héroes Olvidados www.laguerradelpacifico.cl

La primera y más completa web de la Contienda del 79

 

 

La pintura en la Guerra del Pacífico